GuatemalaDocumentsPublicacions ActivitatsBrigadesProjectesImmigració Enllaços Qui somContacta
 
Any 2008Any 2007Any 2006Any 2005Any 2004 Any 2003
 
 

Prensa Libre
Miércoles 1 de septiembre de 2004

Policía agrede y quita cámaras a periodistas

Al menos cinco periodistas fueron agredidos y amenazados de muerte por agentes de la Fuerza Especial Policial (FEP) durante el desalojo de la finca Nueva Linda, en Retalhuleu. A varios los despojaron de su equipo fotográfico.

De pronto, los agentes empezaron a atacar a los comunicadores, a quienes les quitaron cámaras fotográficas y de televisión.

El objetivo de los policías era evitar que los reporteros se quedaran con las evidencias de la forma violenta en que actuaron.

Los comunicadores fueron agredidos por policías. Los patearon, golpearon con macanas y amenazaron con armas y verbalmente.

“A mí me golpearon, pero no lloré por mis heridas, sino por la forma en que pateaban a mis compañeros. Pensé que los iban a matar”, indicó un reportero.

Los periodistas señalan que los agentes estaban fuera de sí, y que mataron a sangre fría, como mínimo, a tres invasores.

Es más, a un campesinos, luego de darle un tiro en la cabeza, le descargaron cinco más y luego saltaron sobre el cadáver, gritando: ¡Victoria! Estas agresiones fueron dirigidas por el oficial Boris Morales.

Se informó que los periodistas trataron de buscar refugio con un delegado de Derechos Humanos y un fiscal, pero no los atendieron, y cuando acudieron a un subcomisario, los agentes lo retiraron del lugar. Sergio Morales, procurador de los Derechos Humanos, condenó la agresión y el desalojo, y manifestó que investigan si hubo ejecuciones extrajudiciales.

Los reporteros agredidos son Mario Morales, de Nuestro Diario; Edward Morales, de Guatevisión; Fredy Rodas, de Prensa Libre; Marvin Guillén, de Nuestro Diario, y Mynor Toj, de Cable DX.

APG: Condena

La Asociación de Periodistas de Guatemala (APG) manifestó ayer su condena por el atropello contra varios reporteros de diferentes medios de comunicación, quienes cubrían el desalojo de la finca Nueva Linda, en Champerico, Retalhuleu.

La APG calificó el hecho como una violación a la libertad de información y de expresión.


Guatemala Hoy
Miércoles 1 de septiembre de 2004


Policía agrede y quita cámaras a periodistas

Los reporteros Mario Morales, de Nuestro Diario; Edward Morales, de Guatevisión; Fredy Rodas, de Prensa Libre; Marvin Guillén, de Nuestro Diario, y Mynor Toj, de Cable DX, fueron agredidos y amenazados de muerte por agentes de la Fuerza Especial Policial (FEP) durante el desalojo de la finca, a varios los despojaron de su equipo fotográfico con el objetivo de evitar que los reporteros se quedaran con las evidencias de la forma violenta en que actuaron.

Los comunicadores fueron agredidos por policías. Los patearon, golpearon con macanas y amenazaron con armas y verbalmente. Los periodistas señalan que los agentes estaban fuera de sí, y que mataron a sangre fría, como mínimo, a tres ocupantes.

Es más, a un campesino, luego de darle un tiro en la cabeza, le descargaron cinco más y luego saltaron sobre el cadáver, gritando: ¡Victoria! Estas agresiones fueron dirigidas por el oficial Boris Morales.

Se informó que los periodistas trataron de buscar refugio con un delegado de Derechos Humanos y un fiscal, pero no los atendieron, y cuando acudieron a un subcomisario, los agentes lo retiraron del lugar. Sergio Morales, procurador de los Derechos Humanos, condenó la agresión y el desalojo, y manifestó que investigan si hubo ejecuciones extrajudiciales.


Plataforma Agraria: caso Nueva Linda es de justicia, no de bandas delictivas

Plataforma Agraria condenó de manera enérgica la actitud represiva de las fuerzas combinadas de seguridad, mismas que quemaron viviendas y agredieron a las familias campesinas, que mantenían ocupada la finca Nueva Linda, en Retalhuleu, este hecho ocurre como consecuencia de la incapacidad del Estado de atender la problemática agraria en este país y como consecuencia de la falta de justicia.

Por lo que exige al gobierno que ejecute acciones que respondan las demandas campesinas, entre ellas, la seguridad alimentaria. Y hace un llamado a los organismos del Estado a realizar una investigación exhaustiva de los hechos.


CNOC: prácticas genocidas fueron protagonizadas por el estado

La Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC) condenó el sangriento desalojo efectuado por miembros de las Fuerzas Especiales de la Policía Nacional Civil (PNC) contra más de mil 500 campesinos, de la Hacienda Nueva Linda, Champerico, Retalhuleu, hecho que muestra la represión del Estado y rompe abruptamente el pacto entre los campesinos y el gobierno.

Gilberto Atz, miembro de la CNOC, repudió el accionar de las fuerzas de seguridad y señaló que con estas prácticas violentas se evidencia que el gobierno defiende los intereses de los grandes latifundistas del país, al hacer caso omiso a las peticiones planteadas por las organizaciones campesinas para solucionar la problemática agraria, agregó que a 8 días del vencimiento del plazo de tres meses para que el gobierno presentara propuestas claras para resolver la conflictividad agraria, promesa que una vez más ha sido incumplida, al reprimir a los labriegos que esperan una solución definitiva a esta crisis.

A decir del representante de la CNOC, la incitación a la violencia con que irrumpió la PNC, el irrespeto a una acción de diálogo que sostenían personeros de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) con los campesinos, así como la quema de viviendas y animales domésticos, reviven las escenas del genocidio, efectuado por el ejército durante el conflicto armado interno.

La CNOC y el procurador de los derechos humanos, Sergio Morales, coincidieron en que la mayor culpa recae en el Ministerio de Gobernación y el Gobernador Departamental; ya que los campesinos exigían justicia por el secuestro de Héctor René Reyes y habían dicho que se retirarían del lugar cuando el responsable fuera capturado.

Daniel Pascual: con desalojos no se resuelve el problema agrario

El líder de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC), Daniel Pascual señaló que lo ocurrido el martes es muestra de la magnitud del conflicto que se puede dar en los próximos días, porque tenemos información de que hay unas 40 ó 50 solicitudes de desalojo, agregó que "El día de hoy es un llamado de atención al presidente Óscar Berger, porque no es con desalojos y enfrentamientos como se resuelve el problema agrario”.

El hecho de que no ha habido desalojos después del 8 de junio hasta la fecha —82 días— significa que el Gobierno sí puede contenerlos, pero han permitido que reine la violencia”, explicó Pascual, quien no descartó protestas para los próximos días.

Para el cardenal Rodolfo Quezada Toruño, Arzobispo Metropolitano, “las demandas en el campo requieren soluciones, no violencia”.


CONDEG condena públicamente a Óscar Berger

Las Comunidades miembros del Consejo Nacional de Desplazados de Guatemala (CONDEG) afirmaron que la agresión en contra de los campesinos y contra periodistas "es una muestra clara de que estamos en un Gobierno represivo". Por lo mismo responsabilizan desde ya al mandatario, al ministro de Gobernación Carlos Vielman y al jefe de la Policía Nacional Civil Erwin Sperisen de la acción que emprendieron el martes las autoridades en contra de los campesinos.

La CONDEG exige de las autoridades la suspensión urgente del desalojo, así como el castigo correspondiente de los responsables de los hechos, tanto materiales como intelectuales.

También demandan deducción de responsabilidades por las declaraciones del titular de la cartera del interior, quien manifestó públicamente que los campesinos son delincuentes, según indica la postura presentada por la organización.

La Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado, ODHA, externó su pena por el suceso e instó a que se propicien mecanismos que garanticen los derechos mínimos de los guatemaltecos, para evitar que en el futuro se repita esta clase de acontecimientos.

La Central general de Trabajadores de Guatemala, CGTG, se pronunció en contra del uso de la fuerza para solucionar los problemas que agudizan la crisis agraria del país.