GuatemalaDocumentsPublicacions ActivitatsBrigadesProjectesImmigració Enllaços Qui somContacta
 
Any 2008Any 2007Any 2006Any 2005Any 2004 Any 2003
 
 

GAM
Grupo de Apoyo Mutuo
8a Calle 3-11 Zona 1
Ciudad de Guatemala

10 AÑOS DESPUES

Hace 10 años se estaba firmando el acuerdo global sobre derechos humanos, este documento se recibía con mucha expectativa debido a que todavía se estaba enfrentando lo mas crudo del terrorismo de Estado, se estaban produciendo graves y sistemáticas violaciones a los derechos humanos y las fuerzas armadas tenían buena parte del control gubernamental

Hoy 10 años después es importante valorar y evaluar, para poder determinar y conocer como nos encontramos, que avances se han registrado y si los mismos son significativos o que temas quedan pendientes de abordar

Reconocemos que se han registrado más avances que retrocesos, pero también señalamos que los pocos retrocesos han servido para más guatemaltecos y guatemaltecas pierdan la vida, sean amenazados, intimidados y salgan del país.

Uno de los mayores retrocesos es el alto índice de violencia protagonizado por los mismos que en el pasado reciente violaban los derechos humanos, sin que los últimos gobiernos hayan impulsado procesos de investigación, que tiendan no solo a procesar y castigar a los responsables, sino también a desarticular a las bandas que continúan causando tanto dolor a la población.

El costo que Guatemala continúa pagando por la violencia es alto, no se le permite al país que se encause por la senda del desarrollo y por lo mismo, consideramos que es de alta trascendencia que se impulsen las políticas de seguridad, que le garanticen tranquilidad a los guatemaltecos y guatemaltecas.

El militarismo continúa estando presente en casi todas las actividades de la administración pública, siendo este uno de los factores de mayor incidencia en las violaciones a los derechos humanos.

No se puede construir el futuro, el estado de derecho y la democracia sobre las bases del perdón y el olvido, por lo mismo también continuamos pidiéndole al gobierno que inicie las averiguaciones que determinen la responsabilidad de distintos actores de las fuerzas de seguridad en violaciones a los derechos humanos.

Para el GRUPO DE APOYO MUTUO las violaciones a los derechos humanos que se continúan produciendo 10 años después son las siguientes:

Ejecuciones extrajudiciales, pero fundamentalmente muertes violentas que nos hacen señalar que se podría tratar de limpieza social, debido a que existen patrones comunes y la mayoría de las víctimas pertenecen a un mismo estrato social y económico. Durante los meses de enero y febrero el número de víctimas ascendió a 260. 40 de esas muertes corresponden a mujeres, que previamente habían sido secuestradas, ya en cautiverio fueron torturadas y violadas.

Existencia de sectores en condiciones de vulnerabilidad, que se encuentran en peligro de que sus derechos sean violentados en cualquier momento.
a) Niños y niñas que continúan siendo explotados en su fuerza de trabajo, al ser contratados en condiciones infrahumanas, mal trato a niñez desprotegida, especialmente la que vive en la calle.

b) Población homosexual que se ve sometida a tratos despectivos y abusos por parte de las autoridades.

c) Discapacitados a quienes no se les reconoce sus derechos y que tampoco se les brinda la posibilidad de tener acceso como cualquier ciudadanos a instalaciones y obras de infraestructura.

Amenazas en contra de activistas sociales, además de allanamientos que se han producido en contra de al menos dos organizaciones.

Violación a los derechos y libertades fundamentales de los migrantes, que se ven sometidos a tratos inhumanos y degradantes de parte de las fuerzas de seguridad y de funcionarios de migración.

Disminución de la capacidad adquisitiva de la población, debido a que se incrementa el precio de los productos de la canasta básica familiar, en tanto que los salarios se encuentran estancados.

Perdida de derechos y libertades laborales, se le da preeminencia a los propietarios de los medios de producción en detrimento de los trabajadores del campo y la ciudad.

Exclusión social de población indígena, que se traduce en injusta distribución del presupuesto, menos para las zonas indígenas que para las ciudades.

Señalamos algunos aspectos en los cuales existe violación a los derechos humanos, esperando que las autoridades impulsen las medidas pertinentes a fin de garantizar que esos derechos sean garantizados.

Guatemala 29 de marzo de 2004