dGuatemaladDocumentsdPublicacionsd ActivitatsdBrigadesdProjectesdImmigració dEnllaçosd Qui som dContacta

Anys 2008-2009 dAny 2007dAny 2006dAny 2005dAny 2004 dAny 2003

 

QUIEN GANA EN LA COYUNTURA

I. HECHOS

¿Qué paso el 24 y 25 de julio y por qué?

El 24 y 25 de julio recién pasado el FRG dio una muestra de su
capacidad operativa y envió un mensaje de terror en contra de sus
opositores. En un operativo militar sin precedentes en la historia
del país, alrededor de 3,000 campesinos (que fueron relevados
permanentemente) fueron instalados en puntos estratégicos
previamente escogidos y con un objetivo bien claro: "generar caos y
terror en la ciudad capital".

El operativo militar contó con un desarrollo logístico impecable que
entre otros elementos incluyó: dirección militar, transporte de
campesinos, selección de objetivos, planificación secuencial,
utilización de armamento bélico, radio comunicaciones, vestimenta de
asalto, abastecimiento de las zonas de control, complicidad,
aquiescencia y tolerancia de las fuerzas de seguridad.

Las acciones incluyeron bloqueo de sectores claves, como las
oficinas del centro empresarial, la entrada al residencial las
Conchas, zona 14, la Corte Suprema de Justicia, la Corte de
Constitucionalidad y el Tribunal Supremo Electoral. Otro elemento a
tomar en cuenta fue la sistemática agresión y persecución de la
prensa, que incluye la muerte del periodista de Noti 7 Héctor
Ramírez. En medio del caos y el terror fue evidente la complicidad
de las fuerzas de seguridad y por ende del gobierno de la república,
que se evidencia en el acuartelamiento de las FEP y de la PNC.

Los análisis de por qué el FRG decidió realizar esta acción son
variados. Por una parte, hay quienes identifican esta acción como
una medida desesperada y que demuestra debilidad ante un fracaso
electoral. Otros la relacionan como una medida de demostración de
fuerza para demostrar de lo que son capaces. Indistintamente a estos
análisis, consideramos que a lo que estamos asistiendo es al
despliegue de la estrategia electoral del FRG.

Llama la atención la capacidad operativa demostrada,
fundamentalmente a partir de que la misma se da a tan sólo cuatro
días posteriores al amparo provisional otorgado por la Corte Suprema
de Justicia. Esto implica que ya se tenía previsto el realizar la
acción si fuese necesaria.

Uno podría preguntarse por qué correr tanto riesgo político de
desgaste con un hecho de esta magnitud. Sin embargo, el haberlo
realizado y sostenido por un espacio de más de 36 horas implica que
los riesgos estaban calculados tanto política, jurídica como
electoralmente.

Estamos ante la ejecución y cumplimiento de la estrategia electoral
cuyo objetivo es lograr la permanencia en el control del aparato de
gobierno del FRG y sus intereses.

Otros elementos que se destacan de estos hechos son:

La utilización de un discurso dicotómico por parte del FRG (pobres-
ricos, ladinos-indígenas, urbanos rurales etc.) independientemente
de la forma en que esta dicotomía se expresa en la realidad
guatemalteca, el falsearlo e instrumentalizarlo podría tener graves
consecuencias en el tipo de relaciones sociales de convivencia. Esta
estrategia conlleva la construcción de un nuevo imaginario social
basado en la confrontación permanente.

Por aparte hay que valorar positivamente el rechazo ciudadano a este
tipo de acciones, rechazo que proviene fundamentalmente de capas
medias de la población urbana.

Por último llama la atención que la confrontación se creó y
desarrolló únicamente en el espacio urbano. Reportes del resto del
país denotan desinformación e indiferencia ante el caos vivido por
los capitalinos en la semana anterior.


II. CONTEXTO

Con el triunfo electoral del FRG en las elecciones de 1999 el
control del aparato de gobierno pasa a manos de un sector
capitalista emergente vinculado al manejo y dirección del crimen
organizado. Este sector consolidó su poder en el marco de la
política contrainsurgente en tiempos del conflicto armado interno.
Esta situación origina el surgimiento de un conflicto permanente
entre este sector y el poder económico de carácter oligárquico. Esta
disputa se constituye en el escenario de fondo y la constante en los
últimos tres años y medios.

La improvisación, las señales ascendentes de corrupción y el clima
de ingobernabilidad provocado por el discurso confrontativo del
mandatario fueron las primeras señales que presagiaron casi desde el
mismo inicio de su gestión lo que podría esperarse de este gobierno.

Dentro de los principales elementos de la estrategia empleada por el
FRG en su gestión pueden identificarse

Reacomodo del Ejército:

El primer movimiento en el nuevo tablero de ajedrez político fue al
interior del ejército, el desplazamiento en la línea de mando de la
corriente de los oficiales institucionalitas o de aquellos que se
podrían constituir en un obstáculo futuro, así como la ubicación en
los altos mandos de la institución castrense de personajes allegados
al FRG, fue la primera tarea.

De inmediato pasaron a disposición y luego a situación de retiro los
generales de alta y fue nombrado como ministro de la defensa
nacional un coronel allegado a la línea dura del ejército.
Paralelamente hubo rotaciones en las principales bases y zonas
militares hasta configurar una institución aliada para los objetivos
que se perseguían.

La lógica que se encuentra en el hecho de iniciar los cambios
precisamente en el ejército, no sólo responde a un factor
estratégico sino también histórico. Es necesario recordar que fue
precisamente el hecho de que el sector económico encontró aliados
dentro del ejército lo que permitió revertir el golpe de estado de
Serrano Elías. Sin duda alguna el control del ejército se ha
constituido en el elemento clave para la permanencia del FRG en el
poder.

Generación de una fachada democrática

Por naturaleza el FRG es vinculado a la represión del pasado. De esa
cuenta, parte de la estrategia fue involucrar a personajes que en el
pasado tuvieron militancia de izquierda y a otros que participaron
en algunas organizaciones sociales, pues esto les permite dar hacia
la comunidad internacional una cara de apertura. Estos personajes
que pasaron a formar parte del gobierno, han tenido un rol muy
activo en la defensa internacional del gobierno, convirtiéndose en
los principales interlocutores de la comunidad internacional.

Otro de los elementos utilizados en la mascarada democrática ha sido
la utilización de un discurso antioligárquico y confrontativo contra
el sector económico tradicional. La persistencia de estructuras de
desigualdad y marginación económica, política, cultural e ideológica
se han convertido en el estribillo de batalla del discurso
gubernamental. Asimismo, ha existido una manipulación en lo referido
al cumplimiento de los Acuerdos de paz. Tanto en la transformación
de la problemática estructural como en el cumplimiento de los
acuerdos de paz, el avance es mínimo.

Pago de Facturas

Consolidado el factor de poder en el ejército, era necesario pasar a
cancelar varias de las facturas pendientes, (no en vano se había
asumido la manutención de Portillo durante cuatro años y se había
contribuido a la campaña electoral). Portillo ha sido generoso y
agradecido con sus padrinos, ha cancelado sus deudas y premiado a
sus benefactores. El pago de facturas incluyó la colocación de
personas pertenecientes a la mafia en diferentes posiciones claves
de la administración pública. El dinero para el pago de tales
facturas proviene de diferentes dependencias del Estado.

En pocas ocasiones se habían conocido tantas denuncias de corrupción
en un período de gobierno. El enriquecimiento ilícito a través de
las arcas nacionales y la reestructuración de la red de la mafia en
el aparato de gobierno han sido una de las principales
características de la gestión del FRG.

Golpear al Sector Económico

Como parte de la venganza de la mafia para con sus antiguos aliados,
se concibieron una serie de acciones encaminadas a golpear al otrora
todo poderoso sector económico guatemalteco. El carácter
conservador, antidemocrático y antireformista del sector económico
han sido los flancos que ha aprovechado la mafia en su venganza
personal contra este sector.

La elevación del salario mínimo, las reformas laborales, la reforma
fiscal, la generación de nuevos impuestos, pero sobre todo la
eliminación de algunos privilegios, son las principales armas que
utilizó la mafia para vengarse del poder tradicional.

Reingeniería Institucional

Para el logro de sus objetivos el poder paralelo inició un proceso
de reingeniería institucional de acuerdo a sus intereses; este
proceso fundamentalmente tuvo dos propósitos.

El primero ha sido el readecuar el aparato de gobierno a los
intereses de la mafia; para esto se ha realizado la reestructuración
de la red en el aparato de gobierno.

El segundo propósito fue copar las principales instituciones del
país, Corte de Constitucionalidad, Tribunal Supremo Electoral,
Contraloría General de Cuentas, Superintendendencia de
Administración Tributaria, Ministerio Público, entre otras, han
pasado a ser conducidas por personajes allegados a estos grupos.
Desde allí se empezó a planificar la estrategia de permanencia del
FRG en el poder.

Rearticulación y Consolidación de Cuerpos y Aparatos Clandestinos

Para que la estrategia se complete, es necesario contar con
estructuras de represión, ataque y amenaza política que actúen
impunemente contra aquellas personas, instituciones y organizaciones
que se constituyan en enemigos u obstáculos para la consecución de
los fines de la mafia. De esa cuenta hemos asistido a la
rearticulación y fortalecimiento de estructuras clandestinas cuyo
objetivo ha sido el mantenimiento de un escenario de ataque,
hostigamiento, control y amenaza contra personas y organizaciones
del movimiento social, empresarios, activistas políticos,
religiosos, periodistas e intelectuales. El fenómeno de
resurgimiento de la violencia política es un hecho.

Durante el gobierno del FRG y principalmente en los últimos meses,
se ha evidenciado el resurgimiento de la violencia política como
fenómeno de control y represión.

Este fenómeno, a medida que avanza el proceso electoral tiende a
incrementarse, sin que las autoridades encargadas de administrar
justicia puedan detenerlo. El Ministerio Público es incapaz de
desarrollar procesos de investigación objetivos que permitan el
procesamiento jurídico de estas estructuras; los tribunales de
justicia son inoperantes en estos casos, ya sea por la presencia de
jueces corruptos o por el hostigamiento y amenazas en contra de los
operadores de justicia que se atreven a dictaminar en contra de
violadores de derechos humanos, militares y capos de la mafia
organizada.

Los diferentes hechos de violencia política marcan un claro patrón
de funcionamiento de estructuras y grupos clandestinos al servicio
del poder paralelo en el país. El modo de operación de estos grupos
es similar al utilizado en tiempos del conflicto armado interno
dentro de la política contrainsurgente desarrollada por el ejército
de Guatemala, que degeneró en la aplicación del Terror como política
de Estado. En el país nuevamente se ha instaurado y consolidado
un "estado" paralelo conducido por militares y mafias que controlan
la mayoría de actividades ilícitas, quienes han venido utilizando
estas estructuras clandestinas en contra de aquellas personas y
organizaciones que han denunciado su existencia y la forma en cómo
controlan el aparato de gobierno.

El proceso Electoral

Con el clima descrito anteriormente a mediados de mayo se convoca a
elecciones Generales que se desarrollarán en primera vuelta el 9 de
noviembre y si es necesaria una segunda vuelta el 28 de diciembre.

Los elementos más relevantes en el proceso electoral hasta el
momento se expresan en las siguientes situaciones:

- Campaña electoral sin contenido

Las propuestas de los partidos políticos en contienda, han estado
ausentes, no se han perfilado planes de gobierno y más bien hemos
asistido a un proceso electoral en donde el elemento estratégico es
el ataque y descalificación del adversario. Por parte de la
oposición política existe una disputa por ver quien se reditúa el
descontento prevaleciente hacia el FRG.

- Fragmentación de la Oposición Política

Lejos de observar un escenario donde las diferentes fuerzas
políticas sumarán esfuerzos en contra del partido de gobierno, lo
que hemos tenido es una fragmentación de la oposición política.

La derecha oligárquica ha demostrado una vez más su debilidad y
falta de acuerdos internos, lo cual genera una dispersión del voto
entre partidos que lo que representan es lo mismo y que sus
diferencias no son más que matices.

La izquierda política está destinada a jugar un papel de fuerza
marginal, por un lado la URNG ha sufrido mucho desgaste desde la
firma de la paz. Se le acusó de haber sostenido alianzas con los dos
partidos de gobierno desde la firma de la paz a la fecha; además, se
aisló del movimiento social y sus disputas internas no le han
permitido compactarse y constituirse en una verdadera fuerza
política. La ANN ha recurrido a alianzas con sectores indígenas y
con algunos partidos para ampliar su espectro electoral, sin
embargo, rompió su alianza con Transparencia y no parecen contar con
los recursos económicos necesarios para la campaña electoral.
Faltando tres meses para las elecciones se ve difícil un resultado
significativo de presencia política de la izquierda en el futuro
inmediato.

- Incertidumbre legal

Otro de los elementos significantes en la coyuntura del proceso
electoral ha sido la incertidumbre legal producto de la insistencia
del FRG en la inscripción del general Ríos Mont: de hecho el
escenario jurídico es en el que se han dirimido las disputas
políticas, y seguramente del resultado jurídico de este caso
dependerá en buena parte el resultado de las elecciones generales.

- Involucramiento de Militares en los partidos políticos

Un elemento que llama la atención es el involucramiento visible de
varios militares en los partidos políticos de derecha. Esta
situación de por sí presagia que el ejército va a continuar siendo
un factor de poder real independientemente de quien gane las
elecciones. Se corre el riesgo de que sean militares los que
controlen el Congreso y el ejecutivo.

Nuevamente el control del ejército se constituye en un elemento
estratégico para los intereses de los partidos políticos dada su
característica de factor real de poder. Lo cual marca desde ya un
debilitamiento del poder civil y la subordinación de este a los
poderes paralelos que puedan manejar el aparato de gobierno a través
de la utilización de la institución armada.

A estos elementos hay que agregarles la creciente percepción de
Fraude sistémico cuyo objetivo principal es garantizar el triunfo
electoral del FRG. Esta situación se expresaría principalmente en
las siguientes acciones:

1. Copamiento de las principales instituciones del estado (CC,
TSE, CGC, MP etc.)
2. Rearticulación y manipulación de las PAC
3. Censo Nacional que amplio el número de diputados y genero
datos importantes para el diseño de la estrategia electoral.
4. Impresión y distribución de cédulas falsas
5. Utilización de recursos del Estado para la campaña electoral.
6. Resolución de la CC
7. Financiamiento del Narcotráfico.
8. Generación de un clima de terror y violencia política que
genera CAOS
9. Presiones e intimidaciones a comunidades indígenas
10. Generación de estímulos económicos a jefes de patrullas y ex
comisionados militares
11. Miembros del EMP asesorando e infiltrando el sistema de
cómputo lectoral.
12. Copamiento de juntas electorales municipales y Juntas
Receptoras de Votos
13. Traslado y coacción de votantes el día de las elecciones.


PROPUESTA SOBRE POSIBLES ESCENARIOS EN LA CRISIS DE GOBERNABILIDAD
JULIO 2003

1. Inscripción de Ríos Montt

La crisis provocada por su inscripción profundiza la falta de
credibilidad en la Corte de Constitucionalidad. Las acciones legales
del Colegio de Abogados para el desafuero de los magistrados que
incidieron en su inscripción resulta inevitable, lo que generará una
crisis de institucionalidad por un tiempo. Esta situación es
riesgosa en el proceso de fortalecimiento de las instituciones para
la democracia, sin embargo, a mediano plazo puede resultar positivo,
si las distintas organizaciones sociales enriquecen su participación
en la transparencia de la elección de las distintas instancias del
sector justicia. Es importante en este aspecto llamar la atención el
hecho de que el próximo año se presenta la elección de Magistrados
de la Corte Suprema y de las Salas de Apelaciones.

Los distintos esfuerzos por evitar la inscripción de Ríos Montt
continuarán con muchos amparos, en un constante recorrido legal
entre Corte de Constitucionalidad, Corte Suprema y Tribunal Supremo
Electoral. Si bien puede constituir un esfuerzo positivo para evitar
que se consumen las intenciones del FRG, puede también ser
contraproducente por los niveles de confusión que genere en la
población la disputa por la inscripción del máximo líder del FRG. La
actitud de serenidad por parte de los partidos de oposición y las
alianzas sociales en este proceso es fundamental para no acrecentar
los niveles de apatía en la participación ciudadana durante las
elecciones. De la misma manera, el desgaste producido, significa
retrasos en las distintas discusiones que deben realizarse en todo
proceso eleccionario, como los son los planes de gobierno.

El efecto dentro del proceso electoral es que si bien se fortalece
la presencia del Frente Republicano Guatemalteco con su figura
central, la oposición en definitiva podrá encontrar un argumento de
identidad para unificar esfuerzos en la contienda electoral, que no
necesariamente implica un frente común, esto debido a que los
tiempos para desarrollar acuerdos es muy corto y también porque los
intereses entre los partidos son diversos, lo que imposibilita un
frente común. Aún cuando las encuestas presentan a Ríos Montt con
una intención de voto baja pero creciente, si llega a la segunda
vuelta (apoyado por la compra de votos y también reconocer la fuerte
campaña en el interior del país), la fuerzas políticas enfrentadas
en la segunda vuelta parece probable entre el proyecto de la Alianza
Gana y el FRG. En este panorama se espera que las fuerzas políticas
en el Congreso estarán divididas y muy probable sin una mayoría
partidaria.

Debido a la crisis en este panorama, existen muchas probabilidades
de que la unificación de los sectores sociales existentes (Frente
Cívico por la Democracia) y la alianza de distintas expresiones
populares de la sociedad civil, puedan encontrar mayores argumentos
para motivar la participación ciudadana en el voto para disminuir la
incidencia del "fraude preelectoral" planteado por la extrema
derecha (logística apoyada desde el Estado para movilizar población
a votar, pago a los ex patrulleros civiles, manejo de cédulas
falsas, compra de votos etc).

2. No inscripción de Ríos Montt
Como está el panorama de la disputa legal, los distintos partidos de
oposición intentarán evitar, a través de los distintos amparos, que
los tiempos de inscripción de Ríos Montt no lleguen a consumarse
hasta el 10 de septiembre, fecha límite para hacerlo formalmente
ante el Registro de Ciudadanos. Poco probable, si se considera que
todos los recursos terminarán inevitablemente ante la Corte de
Constitucionalidad, en donde el FRG espera que los distintos sorteos
para magistrados de resolver el conflicto, pueda en un momento ser
favorable para dar por terminado la litis. El hecho de que el FRG
retrase su Asamblea General para designar diputados, es un síntoma
de que esperan una dinámica de esta naturaleza.

Bajo este panorama, el escenario se presente con manifestaciones con
síntomas de mayor violencia de las realizadas durante el 24 y 25 de
julio. Estas manifestaciones estarán acompañadas de acciones
directas en contra de la oposición y de los distintos sectores
sociales (incluida la prensa) que se manifestaron en contra de las
decisiones legales que afectaron la inscripción del FRG.

El FRG se presentará como víctima de los sectores económicamente
poderosos y generará dinámicas sociales de polarización social
(étnicas y de clase). Tanto en el escenario anterior como en este,
el FRG intentará presentarse ante la opinión pública como el partido
que representa los intereses de los sectores sociales desfavorecidos
de este país.

INSUMOS PARA ELABORAR CONCLUSIONES
1. Estos escenarios fueron previamente preparados por el FRG.
Con el conocimiento previo del rechazo de muchos sectores de la
población hacia su máximo líder, propició un sistema de alianzas con
la mafia, oportunistas de "izquierda", fortaleció su posición dentro
del ejército para respaldar sus aspiraciones y preparó, a través de
la reorganización de los EX PAC, su base social para lanzar un
discurso populista, que le asegura un caudal de votos en las
próximas elecciones.

2. No existe en los partidos de oposición un discurso que
satisfaga las expectativas de la mayoría de la población marginada.
La fragmentación de la izquierda, una derecha dividida y con
propuestas neoliberales, y la atomización de las distintas
expresiones de la sociedad civil, no permite contra-restar la
demagogia del partido en el gobierno, pues tiene logística
gubernamental, apoyo de algunos medios de comunicación y recursos
económicos de dudosa procedencia que les permite accionar libremente
en el interior del país, que es donde encuentran condiciones
subjetivas y objetivas adecuadas para mantener sus aspiraciones de
sostener el poder.


3. Mantener la institucionalidad de nuestra débil democracia,
una esperanza para el futuro. En este período de crisis no está en
discusión la solución de todos los problemas estructurales de la
mayoría de la población, sin embargo, un rompimiento constitucional
puede ser desastroso para la consolidación de los distintos espacios
que con mucho esfuerzo se han construido a partir de 1996. El manejo
responsable de las crisis de gobernabilidad fortalece el sistema
democrático.

Construir ciudadanía en el interior de la República, una tarea
pendiente. Las discusiones políticas en el país, siempre se han
realizado en forma centralizada, sin tomar en cuenta que la
problemática de exclusión social se vive con mayor crudeza fuera de
la ciudad. Este elemento ha sido claramente aprovechado por el FRG.
A mediano plazo, es importante incorporar a los sectores sociales
organizados del interior del país para que sean protagonistas de las
decisiones que perjudican a toda la población. Sólo de esta manera,
el movimiento social puede cumplir su función intermediaria.

 

Julio de 2003